Dual Run, el nuevo servicio de migración a la nube que Google va a ofrecer a las grandes empresas está inspirado en Gravity, el ‘software’ creado por Banco Santander para garantizar la agilidad y la seguridad de sus operaciones financieras

Desde hace muchos años, las grandes empresas se han aferrado al modelo de computación mainframe como quien duerme abrazado a su caja de caudales para evitar que alguien pueda llevárselo.

Mainframe es eso. Confiar la seguridad de los datos y las operaciones digitales de una compañía a un gran ordenador local custodiado por la propia compañía en sus instalaciones. Es un modelo menos ágil, menos potente, menos eficiente e incluso más caro que la computación en la nube, en la que ese ordenador local es sustituido por grandes centros de datos deslocalizados. ¿Y por qué se aferraban entonces las compañías al mainframe?

Pues porque les generaba dudas la seguridad de las operaciones y el modelo de custodia, especialmente en el caso de empresas e instituciones que manejan datos sensibles como censos, operaciones financieras, historiales sanitarios… Por eso han tardado mucho en dar el paso hacia la nube e incluso se han desarrollado modelos híbridos que permitieran ir probando las ventajas del nuevo mundo sin renunciar a esa tranquilidad que te puede dar dormir abrazado a tu hucha.

DEL ‘MAINFRAME’ A LA NUBE

¿Pero y si se pudieran unir las ventajas de los dos mundos? ¿Y si el modelo de computación en la nube pudiera ofrecer la seguridad del mainframe sin perder ninguna de sus fortalezas? Esas son las preguntas que se hicieron hace algunos años en Banco Santander antes de ponerse a trabajar en una nueva plataforma propia de la que pudieran beneficiarse sus 157 millones de clientes y sus 16.500 ingenieros y desarrolladores de software.

Y lo cierto es que desarrollar esa nueva tecnología a medida era todo un desafío, porque debía garantizar que ni una sola de las operaciones financieras que sostiene el banco diariamente, como depósitos, transacciones, préstamos… se realizaba en condiciones de riesgo y vulnerabilidad. “La migración de tecnología tradicional a tecnología moderna es un reto clave para los bancos y para muchos otros sectores”, resume Dirk Marluf, responsable global de Tecnología y Operaciones de Banco Santander.

Pero cómo suele ocurrir con los grandes hitos de la innovación el Banco se puso a trabajar pensando más en las ventajas que supondría resolver el rompecabezas que en los obstáculos que tendrían que salvar para lograrlo. Fruto de ese esfuerzo nació Gravity , un software de procesamiento de datos desarrollado internamente que que le permite a la entidad financiera ejecutar cargas de trabajo de forma simultánea en la nube y en su mainframe sin necesidad de interrumpir el servicio.

Gracias a ese trabajo en paralelo, el Banco puede comprobar la fiabilidad de las operaciones una a una y sin riesgos antes de ir trasladándolas definitivamente a la nube. De tal forma que, en el plazo de tres años, sus responsables esperan haber migrado completamente el core bancario (la parte más crítica de su infraestructura informática) para todos sus mercados y negocios principales.

DE GRAVITY A DUAL RUN

Tan exitosa ha sido la experiencia, que incluso un gigante de la computación como Google ha visto en Gravity una herramienta eficaz para convencer a muchas grandes empresas de que podrían dormir igual de tranquilas y ser mucho más eficientes y operativas si trasladan poco a poco su actividad al modelo cloud.

“La migración del mainframe a la nube ofrece a las empresas la oportunidad de utilizar mejor sus datos, implementar sistemas de protección de ciberseguridad más sólidos y construir una base para su transformación”, explica Sachin Gupta, responsable de Infraestructura de Google Cloud.

Así, esta división de la compañía de Mountain View llegó a un acuerdo para aprovechar toda la experiencia acumulada por el Santander durante la creación y el uso de Gravity para desarrollar Dual Run, su nuevo servicio de migración de mainframe a la nube. “Esta innovación de Santander nos ha ayudado a responder rápidamente a las necesidades de los clientes que usan tecnología tradicional para que puedan comenzar a usar la nube con confianza y sencillez”, confiesa Gupta.

Dicho servicio será comercializado en exclusiva por Google Cloud, que tiene previsto organizar eventos en los próximos meses para mostrar a potenciales clientes las ventajas de esta nueva tecnología. Eventos en los que estarán presentes también los desarrolladores de software e ingenieros del banco que trabajaron en Gravity.

“Esta innovación del Santander nos ha ayudado a responder rápidamente a las necesidades de los clientes que usan tecnología tradicional para que puedan comenzar a usar la nube con confianza y sencillez“, se enorgullece Marzluf.

Las ventajas de adoptar esta manera de transitar hacia la nube para los usuarios de Dual Run serían similares a las que obtuvo con Gravity la entidad financiera, y que son estas, según su propia enumeración: un acceso más fácil y rápido a los datos, mayor simplicidad y la posibilidad de lanzar nuevas aplicaciones en horas en vez de en días, actualizaciones de aplicaciones más frecuentes, menor coste y, además, la posibilidad de obtener valor con análisis en tiempo real y brindar mejores productos y servicios.

Todo ello, garantizando la misma seguridad en la nube que la que te da dormir todas las noches abrazado al ordenador central de tus instalaciones.